5 errores comunes al decorar con color

errores-comunes-al-decorar-con-color

La mayoría de nosotros entendemos el impacto que puede tener el color cuando lo usamos para diseñar nuestras casas u oficinas. Desde espacios energéticos e inspirados hasta retiros tranquilos y relajantes, el color juega un papel importante en la forma en que nuestras habitaciones nos hacen sentir.

Sin embargo, incluso con las mejores intenciones, las cosas pueden salir mal cuando se usa el color para decorar. Entonces, antes de coger el pincel y la brocha, sigue leyendo para descubrir cinco de los errores más comunes que cometen las personas al usar el color y cómo puedes solucionarlos.

1. No prestar atención a la luz

Los colores se verán diferentes dependiendo de la iluminación en cada una de sus habitaciones individuales. Mientras que una habitación luminosa orientada al suroeste hará que los colores se vean brillantes, una habitación orientada al norte puede hacer que la misma sombra se vea más apagada y opaca.

Asegúrate de probar tus colores más allá de ese pequeño probador de pintura que obtienes de la tienda de bricolaje. Pinta una gran muestra de color en una cartulina blanca, dejando un borde alrededor de varios centímetros a lo largo de los bordes y pégala a las paredes en diferentes puntos de la habitación. Observa cómo la iluminación de la habitación cambia la sombra: puede que te guste la apariencia de un color a plena luz, pero no por la noche, cuando la iluminación ambiental está encendida o en un día lluvioso sin brillo.

2. Sin considerar cómo quieres que se sienta tu habitación

Todos sabemos que el color tiene el poder de cambiar nuestros estados de ánimo. Podemos adorar un toque de amarillo brillante, pero pintar cuatro paredes en este tono intenso probablemente nos haga sentir nerviosos o agitados. Lo mismo puede decirse de un rojo intenso que puede ser abrumador cuando se usa en grandes cantidades. Las sombras más oscuras son muy populares ahora, pero es posible que no disfrutes de la sensación de tener menos luz en la habitación.

Los tonos más claros y tenues nos hacen sentir más tranquilos, mientras que los colores intensos aumentan nuestra energía. Considera el propósito de la habitación antes de elegir su tono dominante: ¿deseas que se sienta creativo y emocionante o cálido y relajante? Tu elección de color deberá entrar en juego.

Si amas los tonos brillantes y saturados, considera traerlos como acentos contra un fondo más neutro para que aún puedas disfrutarlos sin tener ningún efecto negativo en la sensación del espacio.

3. No prestar atención a los matices

Si disfrutas de un toque más ecléctico de mezclar y combinar colores dentro de un espacio, puede haber una línea delgada entre una disposición divertida y caprichosa de tonos y un desorden de color caótico. Una de las razones de esto último es que no ha tenido en cuenta los matices de los colores que has elegido.

Los neutrales son quizás los más difíciles de acertar (pregunte a cualquiera que haya pasado por el desafío de elegir el tono de gris perfecto). Asegúrate de que tus colores tengan saturaciones similares: una intensidad de color similar y comparta un matiz similar, que es esa inclinación sutil hacia una paleta de colores más cálidos o más fríos para una mezcla más relajante y compatible.

4. Mezclar y combinar demasiados colores diferentes

Hay una gran tendencia para un estilo maximalista en el momento en que se combinan muchos colores diferentes en el mismo espacio, pero es un aspecto difícil de lograr bien. Usar demasiadas sombras, saturaciones y tonos diferentes puede pasar rápidamente de inspirador y emocionante a caótico y abrumador.

Si recién comienzas a usar el color en tu hogar, la regla 60/30/10 puede ser útil. Esto usa un color (generalmente un neutro y normalmente paredes y pisos) para el 60% del espacio, un tono de rango medio para el 30% de la habitación (normalmente los muebles más grandes, cortinas y ropa de cama) y usa un color de acento para el 10% restante (cojines, accesorios, obras de arte más pequeñas) de la habitación.

5. Dejar que el miedo al color te detenga

Por supuesto, usar color puede ser un poco abrumador. Si te encanta usar el color en tu hogar u oficina pero tienes tanto miedo de equivocarte, te conformas con neutrales probados todo el tiempo, eso también podría ser un error.

Ir demasiado seguro puede dar como resultado una habitación que carece de personalidad o se siente poco inspiradora. Considera introducir color en pequeñas cantidades para tener una idea de cómo funcionan juntos a través de tus accesorios, obras de arte y muebles y aumentar tu confianza con el tiempo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *